Es importante conocer qué trámites debo realizar tras el fallecimiento de un familiar, porque cuando se produzca el deceso comenzarán a correr todos los plazos. Esto genera cierta ansiedad en las personas que desconocen los pasos a seguir o que están atravesando un duelo particularmente angustioso.

Por eso hemos decidido preparar esta pequeña guía, donde aclararemos todas tus dudas. Además, debemos recordarte que al contratar a un abogado especializado en herencias podrías dejar en sus manos gran parte de las gestiones. De este modo te asegurarás de que cada trámite se realiza rápida y correctamente, sin tener que preocuparte por gestionarlos personalmente.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

Estos son los trámites que debo realizar tras el fallecimiento de un familiar

Como suele ocurrir en el sector jurídico, cada caso presenta sus propias particularidades. Pero en general hay cinco pasos que deben seguirse en todo caso. Los hemos ordenado cronológicamente para que puedas orientarte si te preguntas “qué trámites debo realizar tras el fallecimiento de un familiar”.

1.- Preparación de la herencia

El primer paso para gestionar adecuadamente todos los trámites es preparar la herencia. Para ello deberías:

  1. Contratar a un abogado. Aunque puedes tramitar la herencia sin la ayuda de un abogado, lo más recomendable es solicitar asesoría especializada. A través de nuestro formulario puedes encontrar a tu abogado de sucesiones en cuestión de horas.
  2. Gestionar el sepelio. Tendrás entre 24 y 48 horas para gestionar el sepelio, trámite que se realiza con la funeraria. Conviene que consultes si el causante tenía un seguro de decesos y que reúnas todas las facturas. Posteriormente te servirán para recuperar la parte del seguro no utilizada y para liquidar el Impuesto de Sucesiones.
  3. Reunir documentación. Hay algunos certificados que te pedirán recurrentemente durante todo el proceso sucesorio. De modo que este es el momento para reunirlos. Al menos deberías contar con:
    1. DNI del fallecido.
    2. Certificados de:
      1. Defunción.
      2. Últimas voluntades.
      3. Seguros de cobertura de fallecimiento.
      4. Saldos bancarios a fecha de fallecimiento.
    3. Libro de familia.

2.- Testamento

Una vez gestionado el sepelio y reunida toda la documentación tendrás que averiguar si el causante dejó testamento. Para ello utilizarás el certificado de últimas voluntades, que te indicará si se dejó un testamento en poder notarial y dónde se encuentra.

Cabe la posibilidad de que exista un testamento pero no lo tenga ningún Notario. En este caso tendrás que localizarlo para llevarlo al Notario y que realice las tareas de adveración oportunas. Gracias a ellas se determinará que el testamento pertenece al causante, que reúne todos los requisitos de validez y que no ha sido manipulado.

También puede ocurrir que el causante no haya dejado testamento. En este caso tendrás que realizar una declaración de herederos, que es el trámite notarial que te permite averiguar quién tiene derechos sucesorios.

3.- Gestión de la herencia

Localizado el testamento o realizada la declaración de herederos podrás proseguir con los trámites sucesorios. El proceso sucesorio se abre en el mismo momento de la muerte y se tramita ante el Notario del domicilio habitual del causante.

Se organiza en varias etapas, que a grandes rasgos son las siguientes:

  • Apertura de la herencia. El fallecimiento del causante determina la apertura de su proceso sucesorio, donde se decidirá a quién se atribuyen sus bienes, derechos, cargas y obligaciones.
  • Llamamiento de herederos. Mediante testamento o declaración de herederos se designa quién tiene derechos sucesorios, convocándolo para que pueda ejercitarlos.
  • Aceptación de la herencia. Que, habiendo sido llamado, acepta la herencia, se convierte en heredero. Esto lo convierte en titular de la misma desde el momento del fallecimiento.
  • Reparto de la herencia. Si hay más de un heredero la herencia entrará en un régimen de comunidad, siendo todos ellos cotitulares. En cualquier momento podrán solicitar su partición y reparto, de modo que se distribuirán entre ellos los bienes, derechos, cargas y obligaciones de forma proporcional a sus respectivas cuotas.

Aunque este esquema parezca sencillo, a lo largo del proceso sucesorio pueden surgir muchos imprevistos. Desde desheredaciones hasta impugnaciones, pasando por colación de bienes y derechos de representación. Así que lo mejor es que hayas contratado a un abogado especializado en la materia desde la etapa inicial del proceso, para que pueda ayudarte conociendo de primera mano tu caso.

4- Impuestos y otros gastos

Heredar conlleva una importante carga en concepto de impuestos y otros gastos. Tendrás que pagar tasas y aranceles por presentar modelos y solicitar servicios notariales o registrales. También tendrás que pagar impuestos como el de plusvalía o sucesiones y donaciones. Y no puedes olvidar incluir la operación en tu declaración de la renta del año siguiente.

El mejor modo de minimizar todos estos costes vuelve a ser contar con asistencia jurídica especializada. Existen un gran número de reducciones y bonificaciones que se pueden aplicar a estos gastos. Por ejemplo, el impuesto de sucesiones puede tener bonificaciones de hasta el 99 %.

Además, algunas de estas cargas pueden postergarse mediante aplazamientos, fraccionamientos o solicitudes de prórrogas para la liquidación. Así que si tu situación económica no te permite heredar cómodamente, lo mejor es pedir ayuda para lograr el máximo ahorro posible.

5.- Pensiones

Por último, tras un fallecimiento se puede causar derecho a pensiones. También puede ocurrir que una pensión en vigor se extinga o que cambie su acreedor. Por eso es importante que realices este trámite lo antes posible.

La Seguridad Social se hará cargo de las eventuales pensiones de viudedad u orfandad, pero para cobrarlas íntegras deberías solicitarlas en un plazo de tres meses desde el fallecimiento. En otro caso se te reconocerá la pensión, pero no cobrarás las mensualidades anteriores.

Conclusión: ¿qué trámites debo realizar tras el fallecimiento de un familiar?

En definitiva, son muchos los trámites que deben hacerse cuando fallece un allegado. De ahí que hayamos recomendado, desde el principio, dejar el asunto en manos de un especialista.

Si quieres encontrar a un buen abogado de herencias que trabaje por tu zona te invitamos a rellenar nuestro formulario. Te ofreceremos dos presupuestos gratuitos y podrás elegir sin compromiso al abogado que prefieras.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.