Conocemos como testamento vital al documento en el que dejamos constancia de nuestra voluntad de querer someternos o no a determinados tratamientos médicos o del destino que queremos reservar a nuestro cuerpo u órganos tras el fallecimiento. Este documento también se conoce como Documento de Instrucciones Previas o Testamento de Voluntades Anticipadas.

La virtud del testamento vital es que si nos encontramos en un estado de salud en que no podemos hacer valer nuestra voluntad (por ejemplo, en coma tras un accidente de tráfico) el equipo sanitario quedará vinculado a nuestras instrucciones.

En caso contrario se solicitará la opinión de familiares o quien esté encargado de nuestro cuidado, cuya voluntad podría no coincidir con la nuestra.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

¿Qué podemos consignar en el testamento vital?

El contenido de un testamento vital es relativamente amplio. Pero sus usos más frecuentes son:

  1. Podemos determinar nuestra voluntad de someternos o no a determinadas prácticas médicas. Por ejemplo, para el caso de padecer una enfermedad terminal podríamos solicitar la aplicación de paliativos que no alarguen nuestro estado vegetativo.
  2. También podemos designar a un representante. En este caso determinaremos qué persona debe interpretar nuestras instrucciones y, a falta de instrucción precisa, tomar las decisiones oportunas.
  3. Otro de los usos corrientes del testamento vital es la donación de órganos. Si queremos que nuestro cuerpo se utilice en beneficio de la ciencia o de la salud deberíamos consignarlo en un testamento vital para evitar que, una vez fallecidos, algún familiar trate de oponerse.
  4. Por último, es común consignar en el testamento vital si queremos que se nos dé sepultura o preferimos la incineración. También podemos determinar el tipo de asistencia religiosa a recibir e incluso la autorización o prohibición de realizar la autopsia.

Recuerda que el contenido del testamento vital debe ser acorde al régimen legal vigente en el momento de otorgarlo. Esto implica que no podemos solicitar la ejecución de prácticas como la eutanasia activa, tipificada como delito en nuestro Código Penal. Tampoco podemos solicitar el empleo de prácticas clínicas contrarias a la buena praxis.

¿Cómo se otorga el testamento vital?

Para otorgar testamento vital deberemos registrar nuestro documento de instrucciones previas en el Registro de Instrucciones Previas de nuestra Comunidad Autónoma. También conviene registrarlo en el Registro Nacional de Instrucciones Previas.

Este documento está regulado en diversas normas, tanto de nivel estatal como autonómico. Por tanto, dependiendo de nuestro lugar de residencia puede presentar algunas particularidades. De ahí que sea conveniente consultar previamente con un abogado especializado en la materia que trabaje en nuestra zona.

En cualquier caso se nos va a exigir ser mayores de edad y estar en pleno uso de nuestras facultades mentales. Además es común que se nos exija cierta “verificación”, que obtendremos otorgando el testamento vital:

  • Ante Notario.
  • En presencia de tres testigos, sin que puedan ser todos ellos parientes cercanos o dependientes económicamente de nosotros.
  • O ante el personal del propio Registro.

Por supuesto, el testamento vital puede modificarse en cualquier momento. Solo tendremos que repetir el procedimiento, que nos permitirá anular o sustituir las disposiciones previas.

En el momento de nuestro fallecimiento o cuando quedemos inhabilitados para tomar decisiones sanitarias se tomará por válido el último testamento vital otorgado.

¿Necesitas ayuda para otorgar tu documento de instrucciones previas?

Si necesitas ayuda a la hora de otorgar testamento vital te recomendamos que contactes con un abogado. Su experiencia te servirá para redactar un documento sólido, que vaya a respetarse en todo caso y que no pueda anularse por ser contrario a Derecho.

También podrá ayudarte a redactar tu testamento si lo necesitas, y resolverá todas las dudas relacionadas con estas materias. En definitiva, la consulta a un civilista con experiencia en testamentos es más que recomendable si quieres tomar previsiones al respecto del destino de tu patrimonio o tu cuerpo. 

Rellenando el formulario que ponemos a tu disposición podrás solicitar la ayuda de dos especialistas de tu zona. Como has visto, es importante que tu asesor conozca la regulación concreta que se aplica en tu Comunidad Autónoma.

Te enviaremos sus presupuestos de forma gratuita y sin compromiso, para que puedas elegir al profesional que mejor te represente. Recuerda que otorgar testamento vital es tu derecho, y que es un trámite que debe realizarse de forma preventiva y cuando estés en perfectas condiciones.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.