Muchos de vosotros nos habéis hecho consultas acerca de la posibilidad y condiciones para quitar la custodia de los hijos. De ahí que hayamos decidido dedicar un artículo a esta cuestión.

Recuerda que, como en todos los asuntos de familia, resulta fundamental contar con un abogado especialista. Si quieres reclamar la custodia de tus hijos, puedes encontrar a un profesional con experiencia a través de nuestro formulario.

Recibirás dos presupuestos de forma gratuita y sin compromiso, y nuestros colaboradores podrán reclamar la custodia de tus hijos o evitar que la pierdas.

    ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

    He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

    Diferencias entre patria potestad y custodia

    Es muy frecuente la confusión entre custodia de los hijos y la patria potestad. Aunque, pueden parecer términos análogos en un contexto coloquial, desde el punto de vista legal son conceptos diferentes.

    La patria potestad constituye el derecho y deber de representación que los padres tienen sobre sus hijos durante la minoría de edad. Durante dicho período, los padres son responsables de los actos de los hijos menores, toman todas las decisiones importantes por ellos y les representan en cualquier ámbito.

    Por su parte, la custodia de los hijos supone una de las proyecciones de esa patria potestad a la que nos hemos aproximado en el párrafo anterior. En concreto, alude a una situación de convivencia efectiva. Toda vez que los padres deben hacerse cargo de los hijos menores, una consecuencia lógica de ese deber es que éstos convivan bajo el techo de aquellos.

    Causas para quitar la custodia

    No hay una relación tasada de causas para la pérdida de la custodia de los hijos menores, sino que las mismas se han ido extrayendo de la ley por medio de la interpretación jurisprudencial. En este sentido, es de particular importancia el principio del interés superior del menor.

    Algunas causas frecuentes de privación de la custodia de los hijos son las siguientes.

    Falta de atención al menor

    Cuando hablamos de cuidados nos referimos tanto a los objetivos como a los afectivos. Nadie duda que es necesario tener cubiertas las necesidades de alimentos, vestido, higiene y habitación de los hijos menores, pero también hay que prestar atención desde el punto de vista emocional.

    En este tipo de atención podemos incluir por ejemplo ayudar a hacer los deberes, no evitar dejarlos solos en casa si esa situación le produce temores. Por ejemplo, podemos citar la Sentencia 621/2015 de la Sala 1ª del Tribunal Supremo que ahonda en esta causa. También, más recientemente merece la pena citar la Sentencia 52/2019, de 7 de febrero, de la Audiencia Provincial de La Coruña, en la que a un padre se le priva de la custodia de su hijo al acreditarse que el mismo lo estaba dejando a cargo de los abuelos paternos.

    Cambio de lugar de residencia

    Para un menor es muy importante el habitáculo que su mente puede configurar como hogar. Un lugar seguro, que conoce y al que está acostumbrado.

    El cambio de residencia puede ser impactante en el desarrollo de su personalidad y mucho más si dichos cambios son relativamente frecuentes.

    Ahora bien, el mero cambio de domicilio no conlleva por si sola la extinción del derecho de custodia, sino que además será necesario probar que como consecuencia de dicho cambio se produce una alteración perjudicial para el menor al variar su entorno.

    Violencia contra los hijos o antecedentes por esta causa

    Esta causa tiene proyección penal donde se puede desarrollar con mucha amplitud, pero tiene expreso reconocimiento en el punto 7 del artículo 92 del Código Civil.

    Adicciones

    No solo en caso de alcoholismo y drogodependencia, sino también puede ser extensible a otras adiciones como el juego, el móvil, los videojuegos, la pornografía, la vigorexia. Se trata de que el entorno sea insalubre o no apto para el cuidado del menor y su desarrollo psicológico.

    Pena de privación de libertad

    Naturalmente, la privación de libertad tiene como consecuencia lógica la pérdida del derecho y deber de custodia de los hijos menores. En el caso que el otro progenitor incurra en otra causa que le impida que se le asigne la guarda y custodia, el hijo será entregado a los servicios sociales.

    Pérdida de la patria potestad

    Las causas que hemos indicado de pérdida de la custodia de los hijos también pueden ser aplicadas para la privación de la patria potestad. Pero esta medida tan gravosa se reserva a los casos más graves.

    De hecho, lo más normal tras una separación o divorcio es que ambos progenitores conserven la patria potestad, pese a que se otorgue la custodia exclusiva en favor de uno de ellos.

    Esta posibilidad está prevista en el artículo 170 del Código Civil, en la que el Juez puede decidir tal privación. Esta privación será temporal por el tiempo que se mantenga la causa que la motivó.

    Pero esta privación no sólo es una medida civil. El legislador ha puesto de relieve esta medida desde una perspectiva punitiva, incluyéndola como como castigo y condena por la comisión de determinadas conductas tipificadas en el Código Penal, muy especialmente en el ámbito de la violencia de género.

    En definitiva, las conductas desfavorables para el desarrollo del menor permiten que se quite su custodia e incluso su patria potestad. Ambas acciones, así como la defensa de las mismas, requerirán la asistencia de los mejores profesionales. A través de nuestro formulario podrás contactar con abogados especialistas en custodia de menores.

      ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

      He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

      Contacto

        ¡Te ayudamos a encontrar abogado!

        Rellena el formulario y recibirás dos presupuestos gratuitos y sin compromiso

        He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad (requerido).