El momento de gestionar una herencia suele relacionarse con los beneficios que se obtiene como heredero. Sin embargo, hay una gran falta de conocimiento en los ciudadanos sobre los factores que influyen en los trámites hereditarios, lo que conduce a algunos errores habituales al gestionar una herencia. Se trata de plazos, impuestos, tipos de herederos y otros puntos clave que de no ser conocidos podría causar más problemas que ventajas.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

Vencimiento de los plazos para gestionar una herencia

Uno de los errores más comunes es creer que se pueden realizar los trámites en cualquier momento. Los herederos dejan correr el tiempo, ya sea porque no tienen ánimo, porque esperan a otros para proceder juntos, etc. Lo cierto es que hay un plazo de 6 meses para pagar el impuesto de sucesiones desde el momento del fallecimiento. Cuanto más dejen pasar, menos tiempo para pagar queda. Si necesitan prórroga deben solicitarla dentro de los primeros 5 meses.

La excepción al pago de impuesto se da en los casos de renuncia a la herencia de forma pura. Por otro lado, si existe una vivienda en la masa se paga plusvalía municipal y también está limitada a los plazos legales: 30 días si se liquida por donación o venta y 6 meses por mortis causa.

Diferencias entre los herederos: conflictos problemáticos

Cada procedimiento de sucesión obedece a circunstancias familiares específicas. Lo que sí se puede afirmar es que en un porcentaje muy alto aparecen los conflictos entre herederos. Se da cuando uno o varios están en desacuerdo con el testamento o la repartición de la herencia.

En estas situaciones el procedimiento se hace más extenso, y antes de ir a tribunales es conveniente solicitar una mediación hereditaria. Se prioriza así la intención de llegar a un acuerdo prejudicial, ahorrar tiempo y dinero.

Se plantean desheredaciones en el testamento

Cada familia tiene su propia dinámica y el testador tiene el derecho de reflejar su intención de dejar fuera de su legado a un heredero forzoso. Si bien puede parecer un hecho que está claro para el resto, puede convertirse en una traba legal.

Para que la desheredación tenga validez debe responder a causas legalmente establecidas. Los tribunales tienen la facultad para anular la misma cuando no se ajustan a la norma o no se manifiestan los motivos con claridad.

No saber que las deudas también se heredan

Otro de los errores más comunes al gestionar una herencia es desconocer que las deudas forman parte del patrimonio del fallecido. Si se acepta sin más, el heredero tiene la obligación de asumir esos impagos. Un hecho que se convierte en un verdadero problema cuando los impagos superan su capacidad financiera.

Hay dos opciones para evitar contraer deudas a través de la herencia que afecten su vida económica:

  • Renunciar a la herencia: se expresa frente a notario la voluntad de renunciar a los derechos hereditarios
  • Aceptar a beneficio de inventario: antes de proceder al traspaso del patrimonio a los herederos se pagan todas las deudas. Si queda un excedente pasa al beneficiario, de lo contrario no recibe bienes ni deudas.

Las donaciones afectan a la legítima: sorpresa para muchos

En el momento del cómputo de la legítima y cuentas de partición se tienen en cuenta los bienes o valores que hayan sido donados en vida. Así lo establece el Código Civil Español (art. 1035). Los herederos tienen la obligación de presentar lo recibido a la masa hereditaria.

Desconocer cómo se reparte la herencia: un clásico en las consultas

La mayoría de los clientes están convencidos que la herencia se divide en tres partes iguales para distribuir entre los herederos forzosos. La realidad es que sí se divide en tres tercios y uno de ellos se destina a la liquidación de la legitima. Para ser más claros, un tercio se utiliza para repartir entre todos los herederos.

No tener conocimiento del paradero de un heredero forzoso

La ausencia de contacto y desconocimiento de paradero de un integrante de la familia es más frecuente de lo que se puede imaginar. A nivel afectivo quizá no le resulte un inconveniente, pero lo será en el procedimiento de sucesión. Pues el Código Civil establece la necesidad de que todos herederos deben tomar conocimiento y manifiesten su voluntad. Si falta uno, el proceso se estanca.

Influencia de la Legislación de las Comunidades Autónomas

Para gestionar una herencia es necesario conocer, además, la legislación de la Comunidad Autónoma correspondiente. Esta normativa es determinante en algunos aspectos del procedimiento de sucesión, como por ejemplo los impuestos. Las reducciones que se realizan varían de una comunidad a otra.

Otro factor en el que se modifica la regulación según cada Comunidad Autónoma es el derecho hereditario del viudo o viuda. En algunas regiones, las parejas de hecho poseen los mismos beneficios que los matrimonios convencionales en vistas a la ley. En otras, no existe regulación y no participan de la legítima.

Creer que no necesitan de asesoramiento legal

La decisión de aceptar una herencia deriva en un abanico de situaciones que hay que atender. Los ciudadanos comunes difícilmente puedan gestionar una herencia sin asesoramiento porque son muchas las variables que influyen. Cada decisión que se tome es de suma relevancia para el procedimiento y para el futuro patrimonial.

La idea de recurrir a expertos de derecho sucesorio tiene los beneficios de gestionar la herencia de la manera más eficiente. Un asesor conoce de plazos, de la documentación que hay conseguir y presentar en cada fase.

Cuando se trata de herencias en las que surgen conflictos, desheredaciones, herederos no reconocidos o ha habido donaciones, una mirada profesional puede ser la solución. Ellos disponen la experiencia suficiente para negociar, ubicar personas y tramitar lo necesario de acuerdo a las leyes nacionales y de cada Comunidad Autónoma.

Si te encuentras inmerso en una gestión de herencias te invitamos a completar nuestro formulario de manera gratuita para que un experto en herencias de tu zona analice tu caso de forma personalizada y puede responder a todas tus consultas. No olvides que el tiempo corre y son varios los factores que debes considerar antes de tomar una decisión que afecte tu patrimonio, y que la ayuda de un especialista te evitará todos los errores habituales en la gestión de la herencia.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.