El concurso de acreedores culpable es aquel en que el propio deudor o sus administradores, liquidadores o representantes legales han provocado o agravado la situación de insolvencia. Para ello es necesario que medie dolo o culpa grave.

Evidentemente, la Ley Concursal introduce algunas sanciones para los casos en que estas personas hayan empeorado la solvencia del deudor. Para poder exigir la responsabilidad concursal esta norma introduce una fase especial, que no siempre debe tramitarse.

Analicemos en qué casos se abrirá la fase de calificación, en qué casos se declarará la culpabilidad del concurso y cuáles son las consecuencias jurídicas de esta calificación.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

La fase de calificación en el concurso de acreedores

Cuando hablamos de las fases del concurso de acreedores incluimos la destinada a la calificación del concurso. Ya señalamos en aquel artículo que la fase de calificación no se debe tramitar en todos los concursos.

Por ejemplo, el concurso express permite evitar esta fase. Lo cual explica la popularidad de este procedimiento, ya que el concursado y las demás personas que podrían terminar sancionadas evitarán que se exija responsabilidad alguna.

En el resto de procesos concursales debe abrirse la fase de calificación:

  1. Cuando se abra la fase de liquidación. Recordemos que la Ley Concursal trata de propiciar las soluciones negociadas. De modo que si se llega a la necesidad de liquidar el patrimonio del concursado se abrirá la sección sexta para dirimir responsabilidades.
  2. Cuando se incumple el convenio. A fin de cuentas, una vez incumplido el plan de pagos los acreedores se quedan sin más herramientas de cobro que la liquidación. Este incumplimiento puede producirse por insolvencia o por mala fe, pero en cualquier caso perjudica a la comunidad de acreedores.
  3. Cuando el convenio perjudique gravemente a los intereses de los acreedores. Es decir, si el convenio establece quitas superiores a un tercio de los créditos o esperas superiores a tres años procederá la apertura de esta fase.

Todas las actuaciones de la fase de liquidación se instrumentarán en la sección sexta. Durante esta etapa intervendrán no solo el deudor y sus acreedores, sino también la administración concursal y el Ministerio Fiscal. Recordemos que al margen de la responsabilidad concursal, los implicados también pueden ser responsables penalmente.

Cuándo se considera el concurso de acreedores culpable

Los artículos 164 y 165 de la Ley Concursal establecen dos tipos de presunciones de culpabilidad:

  • Presunción iuris et de iure. Se trata de las situaciones en las cuales se considerará el concurso como culpable en virtud de la ley. Por tanto, no hay nada que puedan hacer los implicados por modificar la calificación si concurren estas circunstancias.
  • Presunción iuris tantum. Se trata de presunciones que admiten prueba en contrario. Por tanto, serán los presuntos responsables quienes deberán acreditar que no tienen dolo o culpa en la insolvencia.

Las presunciones iuris et de iure

El concurso de acreedores será culpable siempre que concurra alguna de estas circunstancias:

  • Incumplimiento de la obligación de contabilidad o comisión de irregularidades.
  • Inexactitud o falsedad en los documentos aportados al concurso.
  • Liquidación acordada de oficio por incumplimiento del convenio imputable al concursado.
  • Alzamiento de bienes o frustración de la ejecución.
  • Salida fraudulenta de bienes o derechos del patrimonio del concursado durante los dos años anteriores a la declaración del concurso.
  • Simulación de situaciones patrimoniales antes de la fecha de declaración del concurso.

Las presunciones iuris tantum

El concurso de acreedores será culpable, salvo prueba en contrario, cuando concurra alguna de estas circunstancias:

  • Incumplimiento del deber de solicitar la declaración del concurso.
  • Falta de colaboración con el juez y la administración concursal.
  • Incumplimientos en materia de contabilidad (como el depósito en el Registro Mercantil o la auditoría).
  • Bloqueo de algunas operaciones (como capitalización de créditos o emisión de valores) por parte de los socios o administradores cuando frustren el acuerdo extrajudicial de pagos.

Consecuencias del concurso de acreedores culpable

La Sentencia que declare el concurso culpable indicará las causas de esta calificación y sus consecuencias. Tales consecuencias pueden incluir:

  • Inhabilitación para administrar bienes ajenos de entre 2 y 15 años, así como para representar a personas durante el mismo período.
  • Pérdida de derechos de cobro en el concurso.
  • Condena de devolver los bienes y derechos obtenidos indebidamente.
  • Obligación de indemnizar los bienes y perjuicios causados.

La Sentencia determinará a las personas afectadas por la calificación, incluyendo a los cómplices. Por supuesto, resulta recurrible mediante apelación.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

Contacto

¡Te ayudamos a encontrar abogado!

Rellena el formulario y recibirás dos presupuestos gratuitos y sin compromiso

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.