El Compliance Penal hace referencia a las herramientas de prevención de la comisión de delitos. Generalmente son planes de cumplimiento normativo, que se implantan en la empresa para evitar la responsabilidad penal de la misma.

Cada vez son más empresas las que utilizan este tipo de instrumentos. Y es que un programa de Compliance Penal tiene numerosas ventajas:

  • Mejora la cultura  y reputación empresarial, lo que representa beneficios colaterales como una mejor reputación, más facilidad para atraer o retener el talento y un clima de trabajo más distendido y eficiente.
  • Además, permite exonerar la responsabilidad penal de la empresa cuando se comete un delito en su nombre o provecho. En el peor de los casos servirá para minorar la condena.
  • También minimiza los riesgos de cometer un ilícito penal o administrativo, lo que revierte en mayor seguridad jurídica y la reducción de costes en concepto de sanciones.

    ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

    He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

    ¿Qué es el Compliance Penal?

    El concepto de la prevención es cada vez más poderoso entre las empresas y corporaciones. Esta noción siempre ha estado relacionada con la prevención del blanqueo de capitales o de la financiación de actividades ilícitas.

    Sin embargo, en 2010 nuestro Ordenamiento Jurídico dio el paso definitivo para convertir al Compliance Penal en una necesidad para cualquier empresa española.

    • Por un lado, permitió que las personas jurídicas fueran susceptibles de responsabilidad penal. Hasta entonces se consideraba que una empresa no podía cometer delitos. Eran las personas que realizaban las acciones u omisiones ilícitas quienes recibían la carga penal.
      Sin embargo, a partir de este momento las empresas resultarían responsables de algunos de los delitos del Código Penal, siempre que se cometieran en su nombre o provecho.
    • Por otro lado, abrió las puertas a que los programas de cumplimiento normativo tuvieran relevancia penal. Así, las empresas que han implementado y desarrollado sistemas de prevención del delito pueden librarse de la responsabilidad penal que les podría corresponder por los delitos antedichos.

    De modo que a las ventajas colaterales de los planes de cumplimiento (que enumeraremos más adelante), el Código Penal añadió un beneficio fundamental: la posibilidad de evitar una condena penal.

    ¿Qué delitos pueden cometer las personas jurídicas?

    El artículo 31 bis del Código Penal determina que una persona jurídica puede ser penalmente responsable de aquellos delitos cometidos:

    • En su nombre o por su cuenta y en su beneficio directo o indirecto. Se requiere para ello que la decisión haya sido adoptada por personas con facultades de decisión, organización o control.
    • En el ejercicio de actividades sociales y por su cuenta y en su beneficio. En este caso también pueden cometerse por subordinados de los anteriores.

    La lista de delitos por la que puede ser condenada una persona jurídica es larga. Incluye, principalmente, los cometidos contra:

    • Propiedad, incluyendo propiedad industrial e intelectual.
    • Medioambiente.
    • Hacienda Pública.
    • Seguridad Social.
    • Derechos de los trabajadores y de los ciudadanos extranjeros.

    Algunos de los delitos por los que más frecuentemente se puede condenar a una empresa son la falsificación, el blanqueo de capitales, la corrupción de funcionarios o la falsificación.

    ¿Cuáles son las condenas que pueden aplicarse en estos casos?

    Las condenas aplicables a las personas jurídicas cuando se determina su responsabilidad penal pueden llegar a conllevar su disolución. De ahí que cada vez sean más las compañías que incorporen programas de Compliance Penal.

    Entre estas condenas encontramos:

    • Multas.
    • Clausura de locales y establecimientos.
    • Prohibiciones. Por ejemplo, de realizar determinadas actividades.
    • Inhabilitaciones. Por ejemplo, para obtener subvenciones o ayudas o contratar con el Sector Público.
    • Intervención judicial.
    • Suspensión de actividades.
    • Disolución de la personalidad jurídica.

    ¿Cómo puede ayudarles un programa de Compliance Penal?

    El programa de Compliance Penal permite exonerar a la persona jurídica de su responsabilidad penal. Incluso cuando no concurrieran todos los requisitos para lograr la exoneración se podría lograr una atenuación de la pena.

    Para ello es necesario que la empresa haya incorporado y ejecutado un modelo de organización y gestión que incluya medidas de vigilancia y control idóneas para reducir el riesgo de comisión de delitos. Es decir, un programa de compliance.

    El programa de Compliance Penal deberá ejecutarse de forma efectiva. Como garantía, se deberá encargar su supervisión a un órgano autónomo. De hecho, uno de los requisitos de exoneración de la pena es que este órgano no haya omitido su deber de diligencia.

    Con el programa de prevención en funcionamiento, los delitos solo podrán cometerse mediante una elusión fraudulenta del modelo. Si se da esta circunstancia, el Código Penal permitirá que la responsabilidad penal se individualice, recayendo sobre el infractor y no sobre la empresa.

    ¿Cómo se implementan los programas de cumplimiento normativo?

    Para implementar un sistema de cumplimiento normativo es imprescindible partir de un análisis de la situación y operativa actual de la empresa y de sus objetivos. Los abogados especializados en Compliance pueden detectar todos los riesgos que asume la organización.

    En ocasiones estos riesgos son claramente visibles. Por ejemplo, cualquier empresa puede cometer delitos fiscales o laborales si no vigila su operativa. Pero en otras ocasiones se trata de riesgos sutiles. Por ejemplo, una brecha de seguridad en la política de tratamiento de datos puede implicar un riesgo de revelación de secretos.

    Precisamente por ello es importante contar con un especialista, que recogerá cada uno de estos riesgos y elaborará protocolos que eviten la comisión del delito. Estos protocolos deben seguirse de modo estricto, acogiéndose a sistemas de evaluación de su ejecución. Gracias a este seguimiento se podrán ir optimizando cada vez que la empresa abarque nuevas operativas o marcos de actuación o cuando cambie el marco normativo al que se vincula.

    El Compliance Penal es, por tanto, un proceso de mejora continua que permite optimizar la empresa y reducir sus riesgos de incurrir en delitos.

    Ventajas colaterales del Compliance Penal

    Al margen de la posibilidad de quedar exonerada de su Responsabilidad Penal, las empresas que cuentan con planes de cumplimiento:

    • También reducen los riesgos de cometer ilícitos administrativos.
    • Tienen acceso a determinadas ayudas y subvenciones públicas.
    • Generan más confianza en todos sus stakeholders, lo que les permite atraer y retener:
      • Al consumidor, gracias a su compromiso con el cumplimiento del marco jurídico.
      • El talento, gracias a su particular atención de la operativa interna.
      • Inversores, gracias a la seguridad jurídica que aportan estos planes.
    • Mejoran el ambiente de trabajo y los procesos, al estar pendientes de su operativa interna, lo que revierte en una mayor productividad.

    Si necesitas implementar un programa de Compliance Penal en tu empresa, no dudes en contactar con nosotros. Te pondremos en contacto con dos abogados especializados en la materia para que puedas comparar sus presupuestos y elegir sin compromiso al que más te convenza.

      ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

      He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

      Contacto

        ¡Te ayudamos a encontrar abogado!

        Rellena el formulario y recibirás dos presupuestos gratuitos y sin compromiso

        He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad (requerido).