El primer requisito a la hora de acogerte al mecanismo de Segunda Oportunidad es que tu insolvencia concurra de buena fe. Básicamente, lo que exige la norma es que no hayas provocado ni agravado tu quiebra. De este modo se consigue que la Ley de Segunda Oportunidad sirva para cancelar deudas sin perjudicar a los acreedores.

Sin embargo, la buena fe en la Ley de Segunda Oportunidad se interpreta de un modo particular. Es la propia Ley Concursal la que determina qué requisitos deben concurrir para que se te considere un deudor de buena fe.

En nuestro artículo de hoy analizamos cuáles son estos requisitos y cómo puedes acreditarlos a la hora de lograr acceder al sistema de segunda oportunidad.

    ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

    He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

    Qué se considera buena fe en la Ley de Segunda Oportunidad

    El Tribunal Supremo ha remarcado (Vg. STS n.º 381/2019) que la buena fe en la Ley de Segunda Oportunidad no hace referencia al concepto general (art. 7.1 del Código Civil), sino a la concurrencia de los requisitos del art. 178 bis.3 de la Ley Concursal.

    Tales requisitos son:

    1. Que el concurso no haya sido declarado culpable. En caso de que se declarara culpable, el Juez todavía podría conceder el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) atendiendo a las circunstancias del proceso, siempre que no se aprecie dolo o culpa grave del deudor. Lo que implica que un buen abogado de Segunda Oportunidad podría lograr el BEPI incluso en concursos culpables.
    2. Que el concursado no haya sido condenado en sentencia firme por determinados delitos en los últimos 10 años. En caso de haber un proceso pendiente, la segunda oportunidad se suspenderá hasta su resolución.
    3. Que se cumplan los requisitos exigidos para solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos (AEP). Además, se tendrá que haber celebrado o intentando un AEP.
    4. Que se hayan pagado determinados créditos, lo que concederá el acceso al BEPI definitivo. Tales créditos son:
      1. Contra la masa.
      2. Concursales privilegiados.
      3. Si no se ha intentado un AEP, al menos el 25 % de los concursales ordinarios.
    5. Si no se han realizado estos pagos, todavía podrá acceder al BEPI provisional (condicionado a cumplir un plan de pagos) quien:
      1. Acepte someterse al plan de pagos e inscribir la concesión del BEPI en el Registro Público Concursal.
      2. No haya:
        1. Incumplido las obligaciones de colaboración concursal.
        2. Ni obtenido el BEPI en los últimos 10 años o rechazado una oferta de empleo adecuada en los últimos 4 años.

    Analicemos cada uno de los requisitos para que se entienda que somos deudores de buena fe conforme a la Ley de Segunda Oportunidad.

    Declaración del concurso culpable

    Estadísticamente es infrecuente que el Juez concursal declare la culpabilidad del concurso. Además, incluso cuando se declare culpable podrás solicitar el BEPI, salvo que se aprecie tu dolo o culpa grave.

    Por tanto, siempre que hayas solicitado su apertura en plazo y cuentes con la asistencia de un buen abogado especializado en Segunda Oportunidad será fácil que cumplas este requisito.

    Delitos patrimoniales y socioeconómicos

    Los delitos que impiden la solicitud del BEPI son:

    • Contra:
      • La Hacienda Pública o la Seguridad Social.
      • El patrimonio.
      • Los derechos de los trabajadores.
      • El orden socioeconómico.
    • Falsedad documental.

    Para acreditar que no has sido condenado por estos delitos durante los últimos 10 años bastará con que aportes el certificado de antecedentes penales. Ten en cuenta que solo computan las sentencias firmes y que si tienes un proceso abierto por estos delitos tendrás que esperar a que este se resuelva.

    Acuerdo extrajudicial de pagos

    Para solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos debes:

    • Ser una persona física.
    • Estar en situación de insolvencia.
    • Tener un pasivo inicial que no supere los cinco millones de euros. Si eres autónomo tendrás que aportar el balance.
    • No incurrir en causas de prohibición, que son las siguientes:
      • Condena en firme durante los últimos 10 años por los delitos antedichos.
      • Haber obtenido, en los últimos 5 años:
        • La declaración de concurso.
        • Otro AEP.
        • La homologación judicial de un acuerdo de refinanciación.

    Recuerda que para que se considere cumplido este requisito no es necesario llegar a un AEP. Basta con que lo intentes, y los juzgados entienden que lo has intentado cuando ha fracasado por causas que no te son imputables.

    Por ejemplo, se considerará que has intentado el AEP cuando tus acreedores se nieguen a negociar, e incluso cuando no se acepte el cargo de mediador concursal.

    Satisfacción de créditos (BEPI definitivo)

    Si has pagado los créditos señalados podrás solicitar el BEPI en su modalidad definitiva. Esto implica que, salvo que en los próximos 5 años se descubra que has ocultado patrimonio, tus deudas quedarán canceladas automática e irreversiblemente.

    Plan de pagos (BEPI provisional)

    En caso de que no dispusieras de capital suficiente para pagar los créditos antedichos, todavía podrás pedir el BEPI provisional. Ante este escenario el juez aprobará un plan de pagos, que puede extenderse durante un período de 5 años. Lo cual abre dos posibilidades:

    1. Si cumples el plan de pagos, el mediador concursal lo comunicará al juez concursal para que eleve tu BEPI a definitivo. De este modo quedarán canceladas tus deudas de una vez por todas.
    2. Si incumples tu plan de pagos, tu abogado podrá solicitar el BEPI discrecional. Siempre que hayas intentado pagar en la medida de tus posibilidades podrías cancelar tus deudas pendientes, incluso habiendo incumplido el plan de pagos.

    Como ves, la buena fe es la puerta de entrada al mecanismo de la segunda oportunidad. Se consigue de este modo que la medida no sirva para eludir injustamente a los acreedores.

    Si cumples los requisitos que hemos enumerado para que concurra la buena fe, puedes acogerte a este sistema y cancelar tus deudas. De hecho, podrías incluso salvar a tus avalistas. Rellena el formulario y estudiaremos tu caso para que puedas librarte para siempre de tus acreedores.

      ¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

      He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

      Contacto

        ¡Te ayudamos a encontrar abogado!

        Rellena el formulario y recibirás dos presupuestos gratuitos y sin compromiso

        He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad (requerido).