La aceptación de la herencia a beneficio de inventario permite a los herederos proteger su patrimonio cuando lo heredado incluye más deudas que bienes y derechos. Recordemos que cuando recibimos una herencia no solo obtenemos los bienes y derechos del fallecido, sino también sus deudas y obligaciones.

En algunas ocasiones el pasivo (deudas y obligaciones) excede al activo (bienes y derechos). Dicho de otro modo, el sucesor no recibe bienes, sino deudas.

Para evitar una situación ruinosa nuestro ordenamiento jurídico permite aceptar la herencia a beneficio de inventario. Esta institución permite que antes de adquirir la herencia la inventariemos y, en caso de que el pasivo sea superior al activo, la apliquemos al pago de las deudas sin que afecte a nuestro patrimonio personal.

A continuación explicamos cómo funciona la aceptación de la herencia a beneficio de inventario, cuáles son sus ventajas y cómo recurrir a esta forma de aceptación. Además, incluimos un formulario a través del cual puedes contactar con un abogado especializado en herencias de forma gratuita y sin compromiso.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.

¿Cómo funciona el proceso sucesorio?

Cuando una persona fallece se abre su proceso sucesorio. Mediante este proceso:

  • Se determinará qué personas tienen derechos sucesorios. Es decir, quiénes tienen derecho a heredar.
  • A continuación se les convocará para que acepten la herencia o la repudien. La aceptación o el repudio son “puros y simples”. Es decir, no pueden hacerse a condición de nada ni se pueden hacer parcialmente.
  • Quienes hayan aceptado la herencia se convertirán en herederos. Esto los introduce en una comunidad hereditaria, que posteriormente podrá disolverse mediante el reparto de la herencia.

Así las cosas, la aceptación a beneficio de inventario se produce una vez llamados a heredar los potenciales sucesores, pero antes de que se conviertan en herederos.

¿Cómo funciona la aceptación a beneficio de inventario?

Ya hemos explicado que la aceptación de la herencia es “pura y simple”, en el sentido de que no puede ser parcial. Es decir, o aceptamos o repudiamos todos nuestros derechos sucesorios. Lo que no podemos hacer es aceptar parte y repudiar otra parte.

Esto es importante, ya que la herencia puede venir cargada de deudas. Además, en algunos casos conoceremos las cargas que tenía el patrimonio del causante. Pero también puede pasar que nos encontremos de pronto con un elevado volumen de deudas que desconocíamos. Por tanto, cuando nos llaman a heredar no siempre conocemos la rentabilidad de la aceptación.

¿Qué pasa cuando hay más pasivo que activo?

Al no conocer la rentabilidad de la aceptación, podemos encontrarnos con que el pasivo de la herencia es superior a su activo. En consecuencia, adquiriremos la responsabilidad de pagar a los acreedores del causante.

Aunque a veces nos interesará asumir estas cargas (por ejemplo, si queremos pagar una hipoteca inversa a cambio de rescatar la casa donde ha residido siempre la familia), en otras ocasiones representarán la ruina de la herencia.

Para evitar esta situación, el Código Civil regula la aceptación a beneficio de inventario, que nos permite hacernos cargo de las deudas del causante única y exclusivamente con los bienes de la herencia. Es decir, en ningún caso se verá afectado nuestro patrimonio.

De este modo se hará un inventario de activos y pasivos y los segundos se atenderán con los primeros. Nosotros solo recibiremos lo que reste, en su caso. Pero en ningún caso tendremos que pagar las deudas del causante.

¿Cómo aceptar la herencia a beneficio de inventario?

Para poder aceptar la herencia a beneficio de inventario tendremos que acudir a un procedimiento notarial o judicial. Manifestaremos nuestra decisión ante la autoridad competente y a continuación se realizará un inventario de activo y pasivo.

Recordemos que disponemos de 30 días para realizar esta manifestación. El plazo comenzará a correr:

  • Desde que se nos llame a heredar o hagamos cualquier gestión como herederos cuando los bienes de la herencia (todos o parte de ellos) se encuentren en nuestro poder.
  • Si no tuviéramos estos bienes en nuestro poder el plazo empezará a computarse cuando empecemos a gestionar la herencia o se nos requiera la aceptación notarialmente.
    En este sentido cabe destacar que si algún interesado acude al Notario para requerirnos la aceptación o repudio y no contestamos en este plazo de 30 días se entenderá que aceptamos pura y simplemente. Es decir, perderemos nuestro derecho a aceptar a beneficio de inventario.

¿Debo aceptar pura y simplemente o a beneficio de inventario?

Aceptar la herencia a beneficio de inventario tiene la ventaja de proteger nuestro propio patrimonio. A cambio podemos perder los bienes a heredar si se aplican al pago de las deudas.

Por tanto, cada situación es un mundo. Generalmente se acepta pura y simplemente por razones emocionales, mientras que la aceptación a beneficio de inventario se suele relacionar con razones económicas.

En cualquier caso, hemos visto que la decisión se debe tomar en un plazo muy breve. Tan solo un mes desde que se inicien gestiones o se requiera la aceptación. De modo que la mejor opción es recabar asistencia jurídica de un abogado especializado en herencias desde el momento en que conozcamos el fallecimiento del causante.

Si necesitas encontrar a un especialista en sucesiones que trabaje en tu zona puedes hacerlo a través de nuestro formulario. Rellénalo y contactaremos contigo para hacer un primer análisis y ofrecerte dos presupuestos de forma completamente gratuita.

Tu abogado podrá explicarte los efectos que tiene la aceptación de la herencia a beneficio de inventario en tu caso particular. Gracias a ello evitarás herencias ruinosas o rescatarás los bienes familiares.

¡Encuentra ya a tu abogado especialista!

He leído y acepto las condiciones de uso y política de privacidad.